Bankroll y Stake. Los primeros pasos para apostar

Si bien es cierto que en el ámbito de las apuestas deportivas es posible ganar dinero, también hay que tener en cuenta que la disciplina y el control emocional son factores claves para lograr el éxito en este mundo.Y eso no es todo.

Especialmente importante es contar con una estrategia eficaz a la hora de apostar. Es por esto que hay que conocer conceptos básicos y muy relevantes en las apuestas, tal como el skate. De esta forma es posible invertir el dinero de la forma más inteligente posible.

Ganar en las apuestas consiste en estimar, consciente o inconscientemente, las probabilidades asociadas a las cuotas de una manera más precisa que las casas de apuestas o el mercado.

¿Cuánto puedes arriesgar?

EL BANKROLL es el presupuesto total con el que se cuenta a la hora de apostar, es decir, el total del dinero que destinas a apostar que puede estar depositado en una o varias casas o incluso en tu cuenta bancaria, Skrill, Paypal, lo que finalmente se vaya a invertir por lo tanto.Ahora bien, tan importante como encontrar apuestas con valor es gestionar bien tu bankroll. La gestión del bankroll es un factor crítico en las apuestas.

En una estrategia de bankroll fijo nunca actualizamos nuestro bankroll para calcular el tamaño de la apuesta; siempre consideramos nuestro bankroll inicial.
Si empezamos con un bankroll de 1,000€ y al mes tenemos 1,200, apostaremos el X% de 1,000, no de 1,200.
Si X es un 2, apostaremos el 2% de 1,000 = 20 €.

En una estrategia de bankroll variable actualizamos el bankroll para calcular cuanto apostar. En el ejemplo, nuestro stake sería del 2% de 1,200 = 24€. Si llevamos una estrategia de bankroll variable tenemos que decidir cuando actualizar el bankroll, si después de cada apuesta, cada día, cada semana, cada mes… Para tomar esta decisión hay que tener en cuenta el tema operativo. La gestión de bankroll variable más “pura” es actualizar el bankroll después de cada apuesta, pero también la que más tiempo nos puede llevar. Sin embargo, para beneficiarse de las ventajas de una gestión de bankroll variable actualizar el bankroll diariamente o incluso semanalmente es una opción más que suficiente.

En mi opinión la estrategia de bankroll variable es la más óptima desde un punto de vista de la gestión de riesgos. Con una estrategia de bankroll fijo, si tu bankroll ha bajado a la mitad, un stake que en principio era del 2%, se transforma en uno del 4%. Es decir, estás incrementando el riesgo de bancarrota. Y si has doblado tu bankroll, un stake del 2% se transforma en uno del 1%. Es decir, estás disminuyendo tu potencial de obtener ganancias, estás “infrainvertido”. En resumen, la estrategia de bankroll variable hace que capitalices las ganancias cuando tu bankroll crece y disminuyas los riesgos en los periodos de pérdidas.

Una vez hemos definido si realizaremos una gestión de stake de bankroll de tipo fijo a variable, tenemos que decidir cuál será nuestra estrategia de gestión de stakes. A continuacion te explicamos lo que es el Stake ("participacion"),los tipos de Stakes y mas adelante se establecen 3 estrategias relativas a como se puede llevar la gestion del Stake.

EL STAKE es el grado de confianza que se tiene en una apuesta en concreto, y el cual se valora en una escala del 1 al 10. Resulta trascendental la asignación de stake que se haga a los picks, ya que de este aspecto va a depender la cantidad que se deba apostar.Se recomienda inicialmente empezar con pequeñas cantidades.

Igualmente importante es el full stake, porcentaje total del bankroll que puede invertirse en una apuesta, normalmente el 10% del total. Aunque los más prudentes no suelen invertir más del 5%.

Hay que tener en cuenta que el full stake se traduce en un stake 10. Teniendo en cuenta estos conceptos es más sencillo acertar con los pronósticos de apuestas deportivas y conseguir el éxito en casas importantes como William Hill, La casa de apuestas por la que unicamente Gambling Barcelona ha apostado.

Determinación y utilización de nuestro stake
Hay 2 sistemas de stake principales: el stake lineal (el corriente) y el exponencial.
Nosotros utilizamos el lineal, quizás porque nos va bien, y somos un tanto reacios a los cambios, pero, la verdad sea dicha, el exponencial es más "lógico".

El stake lineal  propone que para un stake 1, metemos la cantidad de dinero correspondiente a 1 unidad de stake, y para un stake 7, metemos una cantidad de dinero de 7 veces nuestra unidad de stake.Para nuestro full stake de 10 euros:

stake 1= 1 euro
stake 2= 2 euros
stake 3= 3 euros
stake 4= 4 euros
stake 5= 5 euros
stake 6= 6 euros
stake 7= 7 euros
stake 8= 8 euros
stake 9= 9 euros
stake 10= FULL STAKE= 10 euros


El stake exponencial  propone que para un stake 4 metemos una cantidad de dinero, y para un stake 8 no metemos el doble (que es lo que ocurriría con el stake lineal) sino que como pensamos que es mucho más fácil que salga la apuesta de stake 8, pues metemos más dinero del doble.

stake 1= 0.16 euros
stake 2= 0.33 euros
stake 3= 0.83 euros
stake 4= 1.63 euros
stake 5= 3 euros
stake 6= 5 euros
stake 7= 8.33 euros
stake 8= 13.33 euros
stake 9= 20 euros
stake 10= 30 euros

Si no tienes muy claro qué puedes ganar, el stake no será muy alto

A lo largo de la escala del stake, existen algunas costumbres a la hora de apostar. Los stakes 1 y 2 suelen asignarse con apuestas que tienen cuotas superiores a 5, siempre que se estime que los no favoritos tienen posibilidades de ganar. 

El stake 3 se puede asignar a aquellas en las que no hay una gran confianza por falta de información. Es típico en las primeras jornadas de una liga, o en los eventos de los que no se tiene mucha información. 

Cuando consigas mayor seguridad, podrás ir acercándote al stake 10

Por su parte, los stakes 4, 5 y 6 suelen asignarse al mayor número de apuestas, y es preciso contar con un conocimiento amplio de todo el panorama. En tanto que el stake 7 y el 8 son típicos cuando se encuentran buenas oportunidades, por ejemplo debido a errores en la fijación de coutas en las casas. En estos casos se requiere un grado de conocimiento bastante alto.

Como es evidente, el stake 9 es para cuando la probabilidad de éxito es casi completa, y el 10 para cuando se está completamente seguro de acertar con el pronóstico, lo cual no suele ser posible a menos que haya una cierta ilegalidad, como puede ser el caso de que se conozca el amaño de un partido.

Una vez que has asignado el stake adecuado para una apuesta o pick, debes calcular cuánto dinero has de apostar. Existen distintos sistemas para realizar esta operación matemática. Nosotros te proponemos que utilices el sistema lineal, que, como verás, es muy sencillo.

Para cuantificar el stake puedes utilizar la siguiente fórmula:

Cantidad a apostar = (banca * full stake * stake asignado)/10

Veamos un ejemplo. Nuestra banca es de 200€. Nuestro full stake vale el 10% de la banca. Le asignamos al pick un stake 4. La cantidad a apostar será la siguiente: (4*200*10%)/10 = 8€.

Nosotros vamos a tomar la cantidad simbólica de 100€ como bankroll para mayor facilidad a la hora de hacer cuentas en los ejemplos que coloque más adelante. Ahora, debemos determinar nuestro Full Stake, que va a ser un porcentaje de nuestro bankroll, del 10 % si tenemos un buen nivel de acierto (65-75 %) o del 5 % si fallamos más de lo deseado. Así, nos evitamos ir a la bancarrota por una mala racha. Vamos a considerarnos "buenos", asi que nuestro Full Stake será el 10 % de 100 euros, es decir, 10 euros.

Estrategias de Stake: A continuación hablamos de 3 estrategias, el criterio de Kelly, los beneficios fijos y el level stakes.
1. El criterio de Kelly

Un apostador racional que quiere maximizar su rentabilidad controlando los riesgos apostará tanto más cuanto 1) más valor perciba en la apuesta y 2) menor sea la cuota. Existe una fórmula llamada el criterio de Kelly, desarrollada por el científico John Larry Kelly Jr. en 1956, que determina cuanto apostar en función de ambas variables. Esta es la fórmula en su versión “full Kelly”, sin hacer ningún ajuste.

K = [(Mi Prob. x Cuota) -1 )] / (Cuota -1)

Veámoslo con un ejemplo. Supongamos que la cuota de un evento es 2.25 y que nosotros estimamos que la probabilidad de ganar la apuesta es del 50%. Kelly nos dice que el tamaño de la apuesta debe ser de [(0.50 x 2.20)-1] / (2.20 – 1) = 0.0833 = 8.33%

Podemos observar que el porcentaje que recomienda apostar la fórmula en su versión full Kelly es demasiado alto. Por ello, los que trabajan con esta fórmula realizan ajustes, los denominados factores de Kelly. El factor que apliques dependerá de lo agresivo/conservador que quieras ser. Nuestra recomendación es utilizar un factor de 0.10 o similar, con lo que en el ejemplo anterior el stake sería del 0.83%. Además, siempre debemos establecer una restricción, un porcentaje máximo de stake a apostar, que no debería ser mayor del 2.5-3%.

La determinación de los stakes con la fórmula de Kelly es desde el punto de vista teórico la mejor opción para que gestiones tu bankroll. Hasta aquí, todo parece muy bonito. Ahora bien, hay un hándicap importante. ¿Eres capaz de estimar con tanta precisión las probabilidades asociadas a cada evento? El problema es que si no tienes un modelo matemático que estima probabilidades -los que utilizan modelos matemáticos son una gran minoría- Kelly no será operativo para ti. Y esto ocurre para el 99% de los que apostamos. En general, los apostantes de éxito son capaces de ganar a largo plazo porque pueden percibir valor en las cuotas por su experiencia sólo con verlas, de una manera inconsciente, sin realizar una estimación de probabilidades matemática. En resumen, Kelly sólo es en principio una opción para aquellos con modelos estadísticos capaces de estimar probabilidades. Si decides estimar probabilidades “a manubrio” y meterlas en la fórmula estás de alguna forma utilizando Kelly con calzador.

Dicho esto, aunque es realmente complicado aplicar Kelly, debemos establecer un método para acercarnos al espíritu de Kelly. Es decir, que el stake de nuestras apuestas dependan del valor percibido y de las cuotas. En mi opinión los mejores apostadores son capaces de percibir “grados de valor”. Es decir, si yo gano dinero apostando es porque he demostrado ser bueno percibiendo valor. Y si esto es así, lo más probable es que sea también capaz de percibir al menos 2 “grados de valor”… esta apuesta tiene más valor que esta otra. Establecer el número de grados no es fácil, pero dudo que una mente humana sea capaz de percibir más de 3 grados, por ejemplo 1) algo de valor 2) valor 3) mucho valor. Desde un punto de vista empírico es posible comprobar si somos capaces de discernir estos grados de valor computando los resultados obtenidos en cada uno de los grados establecidos a priori. Supongamos que en mis apuestas marcadas como “poco valor” mi yield ha sido del x%, en las de “valor” del y% y en las de “mucho valor” del z%. Si, tras una muestra lo suficientemente larga hay una correlación positiva (z%>y% > x%) es que hemos sido capaces de discernir estos grados de valor. Nuestra recomendación, es establecer 2 o 3 grados, no más.

La gran mayoría de apostadores meten en su coctelera mental sus intuiciones sobre el valor de la apuesta y la cuota y de ahí sale el stake que aplican. Pero si queremos ser más sofisticados y hacerlo de una manera más rigurosa, debemos realizar el proceso descrito anteriormente de discernir grados de valor y calcular el stake final en función de la cuota. El método del beneficio fijo lo hace de una manera rigurosa.

2. Método del beneficio fijo

Este método consiste en fijar un beneficio objetivo X% por apuesta y apostar un stake diferente en función de la cuota. Habría que establecer adicionalmente un límite máximo para no arriesgar stakes exagerados cuando la cuota es muy baja. Esta es la fórmula:

Stake (%) = Beneficio Objetivo (%) / (Cuota-1)

con la restricción Stake (%) <x%

Imaginemos que decidimos que nuestro beneficio objetivo es del 1.5% del bankroll en todas nuestras apuestas y que nunca apostaremos más de un 3% del bankroll. Estos serían el importe de nuestras apuestas:

Cuota 5.0: 1.5% / 4.0 = 0.375%
Cuota 3.0: 1.5% / 2.0 = 0.75%
Cuota 2.0: 1.5% / 1.0 = 1.5%
Cuota 1.60: 1.5% / 0.60 = 2.5%
Cuota 1.25: 1.5% / 0.25 = 6.0%. Apostamos nuestro máximo, el 3%

Este método es más completo desde un punto de vista de la gestión de riesgos que el level stakes porque te asigna un stake X en función de la cuota. A más cuota menos riesgo y viceversa.

Tal y como está descrito, este método hace que el apostador no pueda meter la variable “valor percibido”. Para solucionarlo no hay más que fijar 2 o más beneficios objetivos en función del valor que percibimos. Por ejemplo, para picks de “poco valor” nuestro beneficio objetivo será del 1%, para picks con “bastante valor” el beneficio objetivo será del 1.5% y para picks de “mucho valor”, el beneficio objetivo será del 2%.


3. Level stakes

Este es el método más sencillo. Consiste en apostar siempre lo mismo, el porcentaje de nuestro bankroll que prefijemos. Si decidimos apostar un 2% del bankroll, lo haremos siempre, ya sea la cuota 1.20. 2.0 o 4.0. Además, aquí el factor valor percibido no entra por ningún lado. A nivel de riesgos este método dista mucho de ser óptimo. La volatilidad en la curva de resultados es superior. También es cierto que no es lo mismo su aplicación para apostantes que hacen cuotas con poca variabilidad (por ejemplo mayoritariamente entre 1.70 y 2.20) que otros que pueden hacer tan pronto una cuota 5.0 como una 1.20. En el primer caso la diferencia con el método de profit fijo es pequeña y asumible. En el 2º caso no. Un periodo en el que realizamos muchas cuotas altas puede poner en grave peligro nuestro bankroll.

En cuanto al valor percibido, no aplicable en este método, hay que tener en cuenta que hay muchos apostantes que prefieren no complicarse la vida intentando diferenciar grados de valor. Por eso muchos utilizan level stakes. Algunos pueden pensar que si ya es complicado encontrar valor y ganar en las apuestas en el largo plazo, más lo es todavía diferencias apuestas con más o menos valor. Es algo lógico, entendible y totalmente razonable. Dicho esto, también es cierto que una opción para contemplar esta variable sería es establecer por ejemplo un level stakes del 1% para apuestas con valor y otro del 2% para apuestas con mucho valor. Aunque esto ya no sería “level stakes” propiamente dicho :-).

La ventaja de este método es la sencillez. Si tus cuotas suelen estar siempre en el mismo rango y no te quieres complicar la vida con los grados de valor, este puede ser tu método.

En resumen, ninguna estrategia es mejor que otra en términos de beneficios; es decir, con ninguna de ellas se puede decir que se gana más que con otra. El análisis hay que hacerlo siempre desde una perspectiva de riesgo-beneficio y aquí si hay diferencias. Desde un punto de vista teórico Kelly es el ideal, pero su aplicación real para la mayoría de apostantes es muy complicada. El método Level Stakes te puede servir si la variabilidad de tus cuotas es pequeña y no te quieres complicar la vida intentando ver qué apuestas tienen más o menos valor. En caso contrario no es aconsejable. Mi preferido y el que yo personalmente uso es el de los Beneficios Fijos. Yo uso 2 beneficios objetivos, uno para las apuestas con “valor”, en las que fijo un beneficio objetivo del 1%, y otro para el de las apuestas con “mucho valor”, con un objetivo de beneficio del 2%. No me considero capaz de discernir más de 2 grados. Mi apuesta máxima es del 3% y por supuesto utilizo una gestión de bankroll variable.


Una vez aprendido, estudiado y analizado, previamente a llevar a cabo tu primera apuesta te recomendamos el siguiente contenido ya que verdaderamente te ayudara a establecer las cuotas mediante el sistema de Prediccion Deportiva, teniendo asi muchas mas posibilidades a pesar de que en el futuro puedas dominar el Bankroll y el Stake.

Asi que a traves de: Prediccion Deportiva accederas a un analisis completamente esencial y necesario,permitiendote tener una vision totalmente mayor de lo que realmente son las apuestas y como funcionan.